El pasado doce de junio de 2014 la web IPC digital reportaba seis casos de suicidio en Japón entre estudiantes de secundaria y preparatoria. En un país en el que el acceso a una buena universidad es extremadamente complejo (especialmente para el ojo español) y en el que la competitividad roza niveles demenciales, uno podría achacar a esta situación la oleada de suicidios. Sin embargo, la razón no fue esa: estos seis jóvenes decidieron acabar con su vida por ser víctimas de acoso escolar. Por desgracia, esto no es un caso aislado, ya que según datos de la NHK reportados por la web mejicana El siglo de torreón, en el curso 2012-13 se reportaron hasta doscientos mil casos de bullying en todo Japón.

YIZNZKA2LRDPDMVTUYFGHUIRLA
Frame del film. Los Ángeles Times ©

Ante un problema de semejante calibre, cualquier acción preventiva o de toma de conciencia ayuda, y es por eso por lo que A SILENT VOICE (Koe no katachi) toma un importantísimo valor hoy en día. Deja un mensaje realmente duro: hoy en día, cualquier persona puede ser un abusador. Pero, a su vez, desprende otro más positivo: existe la redención y las segundas oportunidades, aunque estas puedan ser duras y traumáticas.

Pongámonos en contexto: Koe no katachi nace como un manga de Yoshitoki Ōima que vio la luz en 2011 y que obtuvo su adaptación en 2016 de la mano de la directora Naoko Yamada, conocida por haber firmado algunos capítulos de la serie Clannad o la película La desaparición de Suzumiya Haruhi como animadora.  El film cuenta la historia de Shōya Ishida, un joven que inició el bullying por el que pasó el otro personaje principal, Shōko Nishimiya, la cual padece de sordera desde su nacimiento, lo que le genera las burlas de sus compañeros. Pasado el tiempo, Ishida reflexiona y decide quitarse la vida, arrepentido, pero antes debe saldar cuentas con Nishimiya a la cual intenta ayudar a recuperar su felicidad.

MV5BNTg5NGU4ZjQtZmJiMi00ZjMxLWE5NDgtMDY4MDgxNWIzZGE3XkEyXkFqcGdeQXVyNjUwNzk3NDc@._V1_UX214_CR0,0,214,317_AL_
La directora, Naoko Yamada. IMBD ©

Tras el fenómeno que fue Your Name a nivel planetario, hubo quien comparó las dos obras al salir en un espacio relativamente corto de tiempo entre ambas, pero creo que hacer eso es reducir al absurdo el debate. Your Name es, quizá, la mejor película anime de la década, mientras que A silent voice no aspira a eso, sino que busca transmitir un mensaje realmente profundo: el del respeto y la empatía hacia aquellas personas que sufren determinados problemas que les impide llevar una vida como la de los demás. Desde el primer momento, el carácter dulce y bonachón de Nishimiya le lleva a intentar ser amiga de Ishida, creyendo que de esa manera dejaría de sufrir el acoso que estaba sufriendo. Pero, aunque Ishida fuese el cabecilla, no era el único que ejercía esa relación de abuso, sino que era toda la clase. La película critica, por tanto, el seguidismo que determinados sectores de la sociedad normalizan por el riesgo a no sentirse parte de la misma.

Pero si hay algo que esta película (y me ciño a esta al no haber leído la fuente original) transmite sin complejos es la melancolía. Y cuando digo esto, me refiero a que no recurre a una manipulación emocional deliberada a la que nos someten determinados dorama para suplir carencias en la construcción de personajes, sino que el dolor y la angustia que sufren estos personajes es plausible, lo que hace que la sensación de nerviosismo al ver lo que ocurre sea aún más vívida. En ese sentido todo el equipo de Kyoto Animation ha hecho un trabajo fantástico, al crear esa atmósfera opresiva que apenas deja respirar, con unos personajes que saben transmitir todas las emociones y con un guión que mantiene el ritmo en todo momento, sin decaer.

000000
Frame de la película. Expansión. ©

La animación es realmente vanguardista. No soy experto en este ámbito, pero debo decir que hay escenas que realmente me impresionaron por el juego de luces que consiguieron crear en ellas, favoreciendo el tono de la trama y sin desentonar. Sin duda, todo está en consonancia… menos la banda sonora. Quizá ese sea su punto más flojo, con un ending que en absoluto casa con el tono del film y que tampoco viene demasiado a cuento, sin ninguna canción realmente destacable que haga recordar la obra y sin momentos en los que realmente despunte. Quizá sea impresión mía, pero considero que la música puede meter al espectador de lleno en una trama o echarle sin piedad, y en esta ocasión despista en determinados momentos.

En definitiva, A silent voice es una película muy recomendada. Si sois seguidores del anime, podréis comentar qué os pareció en la cajita de comentarios, y si, como yo, sois espectadores ocasionales y sentís curiosidad por este trabajo, tenéis ante vosotros una oportunidad única de introduciros en el género, ya que no usa las exageraciones de determinados títulos, siendo una obra que podría tener una adaptación live action en breves. Así que, sin duda, Japan’s Eye recomienda este film.


Para saber más

A silent voice. Ficha Filmaffinity

One Reply to “A SILENT VOICE (Koe no katachi)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: