¿POR QUÉ EN JAPÓN ESTÁ PROHIBIDA LA ENTRADA A LOS ONSEN SI TIENES TATUAJES?

Ir a un onsen (establecimiento de baños de aguas termales) es una de esas experiencias que no hay que perderse al ir a Japón, y que yo personalmente recomiendo muchísimo hacer. El número de turistas extranjeros que visitan Japón está aumentando rápidamente año tras año, lo que hace que cada vez más gente vaya a estos onsen. Mucha gente se queja de que en los onsen no se puede entrar si tienes tatuajes. Y aunque existen onsen por todo Japón que sí aceptan a personas con tatuajes, en la mayoría de los casos no es así. No solo en los onsen, también está prohibido en los sentô (baños públicos), incluso en algunos gimnasios o piscinas.

Onsen. (Imagen de dominio público)
Cartel de advertencia de la prohibición

Mi experiencia personal en los onsen no es muy extensa. Pero, como hemos dicho, en la mayoría de ellos no se permite entrar a personas que están tatuadas. Si tienes un tatuaje pequeño que puede ser tapado con un apósito, o un “tatoo cover”, no vas a tener problemas y vas a poder entrar, ya que suelen hacer la vista gorda en ese caso. Mi mujer tiene un tatuaje pequeño en el pie, y con un apósito lo pudo disimular tranquilamente.

Colorido tatuaje japonés. (Imagen de dominio público)

En Japón los tiempos también cambian, y últimamente está surgiendo mucho debate en torno a esta prohibición. Especialmente, como se acercan los JJOO de Tokio en 2020, parece que el gobierno de Japón quiere aliviar esta prohibición y hacer que la experiencia de los turistas extranjeros en Japón sea más plácida, si cabe.

 

Pero, ¿por qué en Japón está prohibida la entrada a los onsen si tienes tatuajes?

La respuesta corta podría ser que “los tatuajes están asociados con la yakuza o mafia japonesa”.

Mujer japonesa tatuada, bañándose en un sentô. Fotograma de la película “Irezumi” (1966), de Yasuzo Masumura. (Imagen de dominio público)

Sin embargo, no es tan sencillo como eso, porque siendo extranjero, obviamente no vas a ser de la yakuza, y además, ¿por qué la yakuza se tatúa y la mayoría del resto de japoneses no? Vamos a intentar ver el problema de los tatuajes desde una perspectiva histórica, para intentar comprender el porqué de esto y vamos a intentar entender la visión actual del tatuaje entre la población japonesa.

En japonés, tatuaje se dice irezumi (入墨 caracteres que significan 入: insertar y 墨:  tinta), también se suele utilizar la palabra inglesa tatoo (escrito タトゥー ).

Se piensa que la historia del tatuaje en Japón se remonta hasta unos 10.000 años a.C. durante el período Jômon (14.500 a.C – 300 a.C.). Sin embargo no todos los expertos están de acuerdo en que las peculiares marcas encontradas en rostros o cuerpos de esa época se correspondan a tatuajes. Al parecer el significado de los tatuajes de esa época era de tipo espiritual y también por motivos de decoración.

jomon
Ilustración de tatuajes en el período Jômon.

Durante el período Yayoi (300 a.C. – 300 d.C.) el tatuaje era un símbolo de estatus social, además de tener motivos espirituales o decorativos.

Entre el año 300 y 600, esto empezó a cambiar, y fue teniendo una imagen negativa y se empezó a usar el tatuaje como forma de castigo.

El registro escrito más antiguo en el que se recoge la utilización del tatuaje como forma de castigo data del año 720, durante el periodo Nara (710 d.C – 790 d.C.).

En el período Edo (1603-1868) a los criminales se les hacía un tatuaje, cuyo significado variaba según la región. Por ejemplo, en la actual prefectura de Wakayama se les tatuaba el kanji 悪 que significa “malo” o “maldad”, para dar ejemplo. A los reincidentes se le ponía, entre otros, el kanji de 犬 que significa “perro”.

edo
Castigo meditante tatuaje en la época Edo. Fuente: Mountain High Tattoo Works

Sin embargo, al mismo tiempo, se empezaba a desarrollar el tatuaje como motivo decorativo del cuerpo tal y como lo conocemos hoy en día. Especialmente valorada estaba la tinta de Nara por su color turquesa. Hacer ostentación de las propias riquezas estaba prohibido por ley, así que se cree que muchos mercaderes se tatuaban para hacer ver que tenían mucho dinero.

Con la llegada de la era Meiji (1868-1912), Japón se abrió al mundo. En el año 1872 se abolió el tatuaje como forma de castigo, y además se prohibió el tatuaje como expresión de decoración del propio cuerpo. Había que dar buena imagen al exterior. Sin embargo, el tatuaje siguió siendo popular entre los círculos criminales.

yakuza
Miembros de la yakuza, la mafia japonesa.

 

El tatuaje en el Japón actual

Hoy en día el tatuaje en Japón está ganando popularidad entre la juventud japonesa, sobre todo por influencia occidental, pero en líneas generales aún hoy en día se ve como algo sucio y deshonroso. Es muy difícil encontrar salones de tatuaje en las zonas más turísticas, y según la Asociación del tatuaje de Japón, solo hay unos 300 tatuadores, y la mayoría de ellos han sido presionados durante muchos años por el gobierno.

Como vemos, durante más de mil años el tatuaje ha sido usado para castigar y marcar a personas que han cometido crímenes, y actualmente los miembros de la yakuza llevan el cuerpo tatuado. Las personas normales y corrientes lo ven como algo malo, e incluso se asustan al ver una persona con tatuajes.

Japonés tatuado. Fotografía de Kusakabe Kinbei, 1875. (Imagen de dominio público)

Por todo esto, parece normal que en los onsen no se permita entrar con el cuerpo tatuado. Es muy importante no incomodar al resto de personas que están disfrutando de las aguas termales, y una gran parte de la población japonesa se incomoda al ver personas con el cuerpo tatuado.

Según una encuesta de 2015 de la Agencia Estatal de Turismo, realizada a 3.768 establecimientos turísticos, hoteles y ryokan (posadas japonesas), el 56% no acepta la entrada a los baños a personas con tatuajes, un 30% sí acepta, y un 12% acepta si lo llevan tapado. Dentro del grupo que no acepta la entrada a lo baños con tatuajes, la gran mayoría dice sobre la prohibición que “la decisión ha sido de forma individual por motivos morales o de higiene”, un 13% “ha sido acordado con otros establecimientos de la zona” y un 9% “ha sido solicitado por la policía o autoridades locales”. Sobre esta encuesta, hay que decir que de los 3.768 establecimientos consultados, unicamente un 15,4% dio una respuesta válida. Esto hace parecer que hay un porcentaje mucho más alto que rechaza la entrada a los baños a personas con tatuaje.

Como conlusión, podemos decir que la visión de los japoneses sobre los tatuajes es muy distinta a la que tenemos en occidente. Por eso, si vamos a Japón, tenemos que entender esto y acatar sus normas.

Para saber más

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s