JAPÓN A TRAVÉS DE LOS CINCO SENTIDOS

El curso “JAPÓN A TRAVÉS DE LOS CINCO SENTIDOS” (1) (del que esta publicación se hizo eco hace unas semanas), co-organizado por la Universidad Carlos III y la Fundación Japón Madrid en la sede del Círculo de Bellas Artes, acaba de finalizar. Aún conservamos en los labios el umami, ese sabor indescriptible que uno percibe cuando se lleva a la boca una pieza de gastronomía japonesa. Lo especial en esta ocasión es que Japón ha llegado hasta nosotros no solo por nuestras papilas gustativas, sino a través de los cinco sentidos. De estas sensaciones y de este curso os traemos una crónica cargada de imágenes.

 

TALLER DE HAIKU

Tarde de junio,

aquí todos reunidos.

¡Uf, qué calor!

Este sencillo poema japonés, compuesto por Carlos Rubio, fue el lema de la primera jornada. La impenitente ola de calor que azotaba la capital de España esos días no nos impidió disfrutar del TALLER DE HAIKU que impartió el traductor, escritor e intérprete de Japón Carlos Rubio. Tras las palabras de bienvenida de Shôji Yoshida, Director de la Fundación Japón, y la presentación de la directora del programa Yuko Morimoto, todos nos metimos de lleno en esta “poesía de la piel” (como la definió el profesor Rubio).

 

Haiku es un poema de sensaciones, muy breve, que Matsuo Bashô definió como “lo que ocurre en este momento y en este lugar”. Esta poesía, con solo tres versos, de cinco, siete y cinco sílabas respectivamente, refleja la forma de ser japonesa, poco dada a grandes pensamientos y sí abierta a la experiencia sensorial.

Un viejo estanque;

al saltar una rana,

ruido del agua.

Bashô (2)

Carlos Rubio

El haiku nos cuenta aquello que se siente, se percibe. Sin explicar nada. Porque en la cultura japonesa tradicional, la belleza que se sugiere es más grande que la que se muestra:

Lluviosa niebla

que esconde al monte Fuji.

Me voy contento.

Bashô

” Lo mismo ocurre con los sentimientos”, afirmó  Rubio.  No hace falta cantar o mostrar las emociones para saber que están ahí. El poeta no debe hablar de sí mismo en el haiku; en este sentido es un género sobrio y austero. Nada que ver con el tanka o el waka, poesías cortesanas de amor. De ahí los “enemigos” del haiku: decir verdad, alabar la belleza, adoctrinar y hablar de sentimientos. “No digas: <<la luna es bella>>”. Tras advertírnoslo, el profesor Rubio dijo:

Ya son las cuatro

me he levantado tres veces

a ver la luna. (3)

Carlos Rubio habló de una cualidad estética esencial, el sabi. Sabi es lo ausente. Es la belleza que aparece cuando el tiempo deja sentir su transformación. En Japón se aprende a amar lo efímero (mujôkan):

Otoño en el lago Baikal. © Diego Calvi.

Tarde de otoño,

ni flores de cerezo

ni hojas de púrpura teñidas;

solo lejos, una choza en la playa. (4)

 

Podría extenderme con las ricas explicaciones del profesor Rubio sobre la métrica, el kigo o elemento estacional imprescindible, y en las cualidades poéticas del haiku. Pero lo más jugoso de este taller vino cuando nos sentamos todos en semicírculo en torno a nuestro maestro y , tras un breve rato de dejarse llevar interiormente, cada alumno compuso su haiku. Uno a uno los fuimos leyendo.

Fue una experiencia muy enriquecedora para todos, también para mí, que despaché el verano con estos versos:

Siesta de niños

bajo el emparrado

las sombras huyen.

 

TALLER DE CEREMONIA DEL TÉ

El segundo día de curso, ya en una sala más fresca y con tenue iluminación, vivimos el mundo del té y su ritual japonés, el chanoyû. Para ello contamos con Esther Pérez Melgosa y Patxi López Benítez, maestros representantes de la Escuela Urasenke en España, que nos mostraron de forma teórica y práctica los fundamentos de la ceremonia del té y nos hablaron de la importancia de este arte en Japón como ejemplo de la armonía (wa) que está en la base de sus relaciones sociales.

 

La sesión se dividió en tres partes. En la primera, el maestro Patxi López realizó ante los alumnos un fragmento de la ceremonia de té en el punto en que se prepara y sirve el koicha (té denso) a los invitados. Es en este momento cuando se aprecian normas de protocolo esenciales como la admiración del tokonoma (hornacina decorativa con caligrafía y arreglo floral), posicionamiento de los asistentes según rango y apreciación del sabor del té en la cerámica dispuesta por el anfitrión.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En la segunda sección, la maestra Esther Pérez Melgosa habló de los orígenes de la planta del té (camelia sinensis) y de su llegada a Japón en torno al siglo VII gracias a los monjes budistas; contó cómo la cultura del té floreció entre los siglos XII y XIII apoyada por la clase samurái (élite social por aquel entonces) y evolucionó en el siglo XVI de la ostentación hacia un estilo sobrio y austero cercano al zen. Shuko Murata y Sen no Rikyû fueron los responsables del desarrollo de la ceremonia del té con este estilo.

 

Y en la tercera parte los propios alumnos participaron en una ceremonia del té, actuando como invitados. Gracias a esta práctica aprendieron a moverse en el ritual, y pudieron vivir en primera persona el chanoyû en un ambiente tan bien recreado que parecíamos por un momento estar en una sukiya (morada de té) de Japón. Una experiencia muy interesante. Hay que agradecer la presencia de la gran maestra Yoko Doi, que apoyó la organización de este taller.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

TALLER DE MÚSICA JAPONESA

La tercera jornada estuvo dedicada a la música folclórica de Japón.  La flauta (fue) y el tambor (taiko) han estado presentes en la cultura popular nipona desde tiempos inmemoriales. El grupo Dongara, formado por Tomoko Taneda, intérprete de shinobue (flauta travesera de bambú) y por Tetsurô Naitô, músico de wadaiko (tambor japonés) impartieron el taller, donde los asistentes recibieron lecciones de manejo de los instrumentos, además de disfrutar en vivo de esta hermosa música tradicional.

El Agregado Cultural de la Embajada de Japón, Akira Suzuki, presenta al grupo Dongara.

Tomoko Taneda nos habló de forma preliminar de los cuatro géneros artísticos principales de Japón: gagaku (música cortesana que data de hace 1.200 años), (primer teatro dramático de Japón nacido en el entorno samurái), bunraku (teatro de títeres con canto y música de laúd shamisen) y kabuki (teatro popular). Estos géneros influyeron en el desarrollo de la flauta y el tambor hacia formas más sofisticadas, y con el tiempo ambos instrumentos crearon un género artístico independiente. Después de esta explicación teórica, Dongara interpretó para todos tres piezas musicales:

      ♥”Tozan bayashi”, canto a la montaña de Wakiyama (Aomori, norte de Japón) interpretado por campesinos orando por una buena cosecha;

      ♥”Edo bayashi”, música de festival que gozó de una gran popularidad en la época Edo (Siglos XVII y XVIII) ejecutada por grupos jóvenes con tambor shimedaiko y odo;

      ♥”Shishimai” o Danza del León, una pieza que se toca con tambores pequeños colgados de los hombros, para acompañar la danza de un hombre vestido con cabeza de león, animal considerado de gran fortaleza y con poderes mágicos de buena fortuna;

La segunda parte de este taller fue muy divertida. Los alumnos pudieron tomar la flauta y dar los primeros pasos en su manejo, con resultados en ocasiones “preocupantes” pero que a todos hicieron reír. No se trataba de una empresa fácil:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

También tuvimos una sesión práctica de taiko. No sé si por las características del instrumento o por el espíritu de grupo, la música de los aspirantes sonó muy, pero que muy bien:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A pesar de trabajar tras la cámara, yo también me animé con el taiko. Esta foto mía, codo a codo con la directora, testimonia que la jornada de música japonesa fue un éxito.

Menuda concentración la mía

 

TALLER DE CALIGRAFÍA

Cuarto día de “JAPÓN A TRAVÉS DE LOS CINCO SENTIDOS” y aún nos aguardaban experiencias únicas.  Esa tarde la sesión corrió a cargo de la maestra Madoka Kubota, que nos enseñó los fundamentos del shodô, arte de la caligrafía. La profesora Kubota hizo una sucinta referencia a la historia de esta disciplina, que pasó de China a Japón desde el siglo VI D.C. hasta el siglo XIV D.C., y que consiste en trasladar palabras o letras al papel con delicadeza, silencio y sentido de la belleza. Mencionó los materiales básicos  fude (pincel), sumi (tinta), suzuri (tintero) y kami (papel), y explicó brevemente los tres silabarios japoneses: kanji (proveniente de China), hiragana (derivado de una adaptación del kanji por las mujeres) y katakana (surgido de la deformación del kanji por los hombres). Kubota se quiso centrar en los kanji como base de la práctica que se iba a realizar.

En primer lugar y tras realizar varios ejemplos, la maestra instó a los alumnos a trazar un kanji de su elección. Comparamos los resultados con la palabra makoto (sincero, 誠); primero la maestra, después los discípulos:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A continuación, Madoka Kubota explicó la forma de los poemas iroha (47 sílabas), haiku (17 sílabas) y tanka (31 sílabas) y se leyeron poemas con caligrafía original de autores clásicos como Masaoka Shiki, Taneda Santôka o Shuji Terayama (entre otros muchos):

¡Mi pueblo natal! Por todos lados las montañas sonríen.

Masaoka Shiki

Como los había más sencillos y otros más complicados en lo abigarrado de sus caracteres, la maestra propuso a los alumnos confeccionar ellos mismos uno de los poemas leídos, a elección. Tras su ejemplo, que aparece en primer lugar, vinieron los trabajos de los pupilos. La profesora Kubota los ayudó en todo momento, observando su ejecución y guiando sus pasos. Los resultados fueron sorprendentes.

 

Mi aportación

 

TALLER DE GASTRONOMÍA Y SAKE

A propósito del umami del que hablábamos al principio del artículo, el último día de estas jornadas lo dedicamos al paladar. En primer lugar estuvo con nosotros la especialista en cocina japonesa Natsumi Masuko. Con ella los alumnos aprendieron paso a paso a confeccionar dos variedades de sushi populares internacionalmente: maki y uramaki (sushi invertido), algo a simple vista sencillo pero que tiene sus secretos, entre ellos una correcta cocción del arroz y el aderezo adecuado. A lo largo de la explicación pudimos conocer otras variedades como el chirashi sushi o el oshizushi (pulsar imágenes para ver).

 

Todos observamos el proceso de preparación de maki y uramaki

…y a continuación cada alumno preparó ambas piezas con sus propias manos. Hubo quien estuvo a punto de renunciar a su faceta de cocinero. Pero la verdad, todos los sushi tenían un aspecto oishii (delicioso).

La profesora Masuko tuvo el gran detalle de traernos maki de salmón y carpaccio de dorada hechos por ella misma. Y nos advirtió con gracia un error muy común de los gourmets extranjeros: ¡no sumerjáis el sushi en la soja!

Sus deliciosos bocados iban a servir como aliados de otra de las joyas gastronómicas de Japón: el sake. Mayuko Sasayama, sumiller del restaurante Shuwa Shuwa, nos explicó los entresijos del complejo y variado mundo del sake: su origen, proceso de fabricación, degustación y maridaje.

Sasayama mostró que el sake (nihonshu) no es la contundente bebida caliente que nos muestran las películas de samuráis, sino un vino hecho con arroz que no supera los 15 grados de alcohol y cuyo gusto en boca puede ser muy delicado. La intensidad  o ligereza, el sabor afrutado o seco del sake, depende en parte de la dureza del agua utilizada, pero sobre todo del pulido del arroz; los sakes considerados “premium” tienen un arroz depurado incluso hasta el 30 por ciento de su grano: son junmai daiginjo, junmai ginjo y junmai. Aunque otras variedades, más altas en azúcar o en alcohol, también son buenas opciones.  Y del tipo de sake depende también la temperatura en que se ha de servir: frío, templado o caliente.

Diferentes variedades de arroz para sake

Mayuko Sasayama nos contó las infinitas posibilidades de maridar el sake: uno refrescante y ligero acompañaría muy bien al sushi, mientras que uno intenso y/o seco es perfecto para un pescado sabroso o un caldo de miso. Incluso el jamón español o el chocolate se pueden acompañar de sake. Así que, a fin de que lo comprobásemos, la sumiller nos dio a catar tres variedades, que degustamos con el sushi y carpaccio de Natsumi Masuko. Eran muy diferentes los tres, pero he de decir que a mí me sorprendieron por su delicado sabor.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Y con esta jugosa jornada gastronómica tuvimos que despedir el curso. “JAPÓN A TRAVÉS DE LOS CINCO SENTIDOS” ha supuesto una nueva experiencia para todos, la de vivir el país nipón por medio de la vista, el gusto, el tacto y el corazón. Encargada de esta crónica, yo pude disfrutar también de este curso aunque de manera diferente, observando sorpresas, reacciones, impresiones de los demás. Recomiendo a todos nuestros seguidores españoles que hagan el esfuerzo y vengan a Madrid a participar en la próxima edición. Y espero que el destino me lleve al Círculo de Bellas Artes (o a otro lugar) para comprobar que la curiosidad por Japón se transforma en pasión.

 

Galería completa de fotos (Pulsar para ver)

Notas al pie

(1) Me refiero a estas jornadas como “curso” y no como taller, a diferencia del nombre oficial, a fin de aclarar que “JAPÓN A TRAVÉS DE LOS CINCO SENTIDOS” se compuso a su vez de varios talleres diferenciados y repartidos en diferentes días.

(2) Todas las traducciones de haiku clásicos son de Carlos Rubio.

(3) Carlos Rubio

(4) Fujiwara Shunsei

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Tu artículo me ha parecido un exacto resumen de todo lo que hicimos en estas jornadas. Muchas gracias.

    Me gusta

    1. ¡Gracias Mari Carmen! Espero verte el año que viene.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s