EL JAPÓN DE TEA STILTON. “EL MISTERIO DE LA MUÑECA DESAPARECIDA”

Enseñar Japón a los niños no es tarea sencilla. Por lo menos en España, donde el público infantil sabe del País del Sol Naciente solo a través de la consola Nintendo, el sushi y Doraemon, un comienzo aceptable pero no suficiente. Si queremos explicar a nuestros hijos que el simpático “gato cósmico” de Nobita es en realidad un tejón, y por qué en la misma serie infinitas hileras de cerezos rosa aparecen siempre flanqueando las vías de tren, podemos hacerlo. Pero cuando llevásemos cinco minutos de charla, los chicos se nos dormirían. Ellos prefieren aprender divirtiéndose. ¿Por qué no con un libro? Y por eso hoy recomiendo uno que combina diversión y Japón: TEA STILTON. EL MISTERIO DE LA MUÑECA DESAPARECIDA. La famosa ratona Tea Stilton, personaje de la franquicia Geronimo Stilton creada por Elisabetta Dami, lleva a sus cinco heroínas del Club de Tea Colette, Nicky, Violet, Pam y Paulina, al Japón más exótico (y en ocasiones tópico) con una aventura para todos los públicos.

Tea Stilton. El misterio de la muñeca desaparecida. Cubierta de la edición española (Ed. Destino)

Las cinco amigas del Club de Tea inician un viaje de estudios de tres meses a Japón. En la Universidad Yoshimune de Kioto conocen a Kumi Nakamura, hija de un reputado maestro de teatro bunraku que posee una muñeca de valor incalculable a la que llaman la Princesa. Durante una visita al señor Nakamura en Tokio, este es secuestrado por unos ninja en presencia de Kumi y las chicas, al mismo tiempo que la Princesa desaparece misteriosamente de la casa familiar. ¿Quién está detrás del robo? Con la ayuda del joven sueco Holger, discípulo de Nakamura, las chicas del Club de Tea usarán su ingenio para desenmascarar al culpable y rescatar a la Princesa.

 

Japón esencial

Si bien empecé hablando de “tópico” a propósito de este libro, no sería justo dejarlo ahí. Muy al contrario, El misterio de la muñeca desaparecida destaca por su increíble recreación de los paisajes de Japón y de su cultura tradicional. Una página inicial del libro sitúa a Japón en el mapa, con sus islas principales y sus regiones bien definidas (aunque incurre en el lapsus de no mencionar a las islas Ryukyu), además de dedicar una extensa ficha a las joyas monumentales de Kioto (el Pabellón de Oro, el Castillo Nijo-o, los jardines secos y la ultramoderna Estación) y un capítulo entero a Tokio y sus distritos más famosos (Harajuku, Akihabara…). En medio del libro hay un dossier dedicado a los festivales (matsuri), tan enraizados en la vida de los japoneses: el alegre y vibrante Awa Odori, el festival de Gion con sus carrozas y tambores, la fiesta de Tanabata y el Festival de la Nieve de Sapporo. A esto se unen unas coloridas fichas que aparecen en medio de la historia para mostrar aspectos fundamentales de la cultura de Japón o explicar el significado de gestos o costumbres típicamente niponas: los ryokan, las reverencias, el tren bala shinkansen, el karaoke o la ceremonia del té. Esto muestra a los jóvenes lectores un Japón que une tradición y rabiosa modernidad. “Los contrastes forman parte de nuestra cultura”, afirma Kumi, en uno de los pasajes de la historia. Una evidencia que se refleja en muchas adolescentes japonesas, que de mañana van uniformadas y a la tarde gustan de vestir de forma extravagante y llamativa. Y para que la ambientación sea perfecta, este libro muestra con magníficos dibujos, lugares emblemáticos de Japón: los parques tokiotas con sus cerezos en flor, los onsen y el monte Fuji, además del interior de una casa japonesa.

No debo olvidar que al final del libro hay un anexo de 36 páginas donde se habla de la historia, la gastronomía, los juegos, las artes del Japón (haiku, origami, teatro nô, kabuki y bunraku) y como no, el kimono, entre otros aspectos. El contenido es impecable como material educativo.

En definitiva, el esfuerzo de documentación es muy notable y, aunque el libro se centre primero en los tópicos o en el imaginario popular, va a la esencia de Japón, que ya es mucho. Y lo hace tan bien que El misterio de la muñeca desaparecida podría considerarse un primer manual de Japón para niños.

 

El bunraku y la preservación de las tradiciones

Ya hemos hablado en esta revista sobre bunraku, el arte de los títeres de Japón. Aparte de la sucinta pero impecable ficha descriptiva que le dedica el libro, la historia del Club de Tea lo pone como excusa para retratar a un maestro como el señor Nakamura, que ve peligrar las valiosas tradiciones de Japón en manos de los intereses económicos, y que no es capaz de ver un sucesor digno en Holger, su ferviente discípulo venido de la otra parte del mundo. El personaje de Holger, con su devoción por el teatro bunraku y fidelidad al maestro, representa a aquellos “no japoneses” que, en última instancia, contribuyen con su dedicación y pasión a preservar las artes japonesas: el karate, la flauta shakuhachi o el kitsuke, están plagados de ejemplos reales.

 

Un libro muy recomendable

Por lo demás, El misterio de la muñeca desaparecida sigue el formato habitual de los libros de Tea Stilton: un texto ameno y muy dinámico, con palabras resaltadas en tipografías divertidas para expresar acciones o estados de ánimo; abundantes y preciosos dibujos, y un juego de pistas para que los jóvenes lectores se pongan a pensar sobre lo que han leído y desvelen el misterio escondido en sus páginas. La peculiar amistad femenina, el humor y la chispa de  las chicas del Club, y el misterio, no faltan en esta historia: ninjas enmascarados, conspiradores en la sombra, castillos inexpugnables de tejados curvos y muchos, muchos cerezos. Quizá ponerlos a florecer en pleno mes de mayo en Tokio sea la incorrección más “grave”, posiblemente intencionada a fin de embellecer la historia.

Conclusión: con sus pequeñas imperfecciones y tópicos, El misterio de la muñeca desaparecida hará las delicias de los niños y gustará mucho a sus padres (a mí me ha encantado…), porque nos muestra las maravillas de Japón, un país aún enigmático para muchos pero a la vez abierto a todos, grandes y pequeños. También los niños pueden conocer Japón. ¿Qué tal con el Club de Tea Stilton? 

Comprar Tea Stilton. El misterio de la muñeca desaparecida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s