El amor no todo lo vence: NAMIKO, de Tokutomi Roka

 

namiko
Portada de la traducción del japonés al español más reciente de Namiko, en la Editorial Satori (www.satoriediciones.com)

Durante mucho tiempo, Namiko fue una obra representativa de la cultura japonesa en Occidente. La novela, de Tokutomi Roka, fue una de las primeras obras japonesas en ser traducidas al español a comienzos del siglo XX, cuando el país nipón era todavía depositario de grandes misterios que alimentaban el exotismo de las mentes europeas.

 

A pesar de la relevancia que pudiera otorgarle un exagerado exotismo, Namiko posee un innegable interés cultural porque permite vislumbrar la grieta que comenzaba a resquebrajar la movediza identidad cultural japonesa de la era Meiji y, más concretamente, el sistema familiar tradicional, conocido como ie. En este sistema, los miembros de una familia se hallaban bajo el cuidado y control del cabeza de familia, que solía ser el patriarca en casi todos los casos, o su esposa si éste ya no vivía. El argumento de la novela nos presenta a una joven, Namiko, felizmente casada con Takeo, primogénito y único heredero de la familia Kawashima. El matrimonio con su amado Takeo supone una liberación para Namiko, que podrá abandonar su casa y dejar atrás a su padre, muy apreciado por ella pero, desde que muriera su madre por tuberculosis, está bajo el control absoluto de su segunda esposa. Su madrastra mostraba tremendos celos contra Namiko y dificultaba la convivencia con grave tesón. Cuando Namiko llega a su nuevo hogar de casada cae en la cuenta de que, a pesar de haber dejado atrás el feudo de su madrastra, se adentra en uno todavía peor: su suegra, cabeza de familia desde que el padre de Takeo falleció. El conflicto de la historia estalla cuando Namiko recibe un fatal diagnóstico de tuberculosis. El episodio de breve felicidad que había gozado con Takeo se ve seriamente amenazado, ya que se sabía que la enfermedad, además de ser contagiosa, podía ser transmitida de madre a hijo durante el embarazo o parto. Como en aquel Japón un matrimonio no se consideraba consolidado hasta que no nacieran hijos, la suegra de Namiko hará todo lo posible por divorciarla de Takeo y devolverla a la familia de su padre y madrastra, abandonándola así a su suerte como paciente de una enfermedad que tenía un pronóstico poco esperanzador en aquel tiempo.

El lector japonés de entonces detectaba inmediatamente la crítica implícita hacia el sistema ie, en el que los cabezas de familia tenían un poder omnímodo y capacidad de decisión sobre la vida del resto de miembros, pudiendo actuar contra sus deseos individuales. Tokutomi Roka, cristiano converso, introduce un rasgo de modernidad occidental en tanto que favorece en su narración la simpatía hacia los deseos de Namiko y Takeo, que no pueden ver realizado su amor por la tremenda presión que ejerce el grupo al que pertenecen, en este caso, sus mismas familias.

family Mutsohito , foto de Hulton Archive en Getty Images
Fotografía tomada alrededor de 1880 donde se muestra la familia imperial japonesa a la moda de las fotografías de las familias reales europeas, con el cabeza de familia (el emperador) y su esposa adquiriendo relevancia compositiva. El modelo de familia occidental (adaptado como katei) empezó a lo largo del siglo XX, pero la prevalencia del sistema ie siguió durante toda la era Meiji (Foto: Hulton Archive/Getty Images)
Hototogisu o Cuculus Poliocephalus en www.birdfan.net
El título original de la novela es Hototogisu, una especie de cuco (cuculus poliocephalus) que, como Namiko, carece de hogar (foto: http://www.birdfan.net)

Namiko es una buena novela en el plano de lo literario: las técnicas que emplea Roka son frescas y efectivas. Entre ellas, merece destacar la descripción en contrapunto (“Como si estuviera presa de sus recuerdos, la joven también mantenía la cabeza gacha. Únicamente el anillo de su mano izquierda, extendida hacia el brasero, resplandecía intensamente”), la presentación de los personajes a través de sus acciones para luego desvelar los nombres de los mismos, generando una impresión de misterio e intriga en el lector, o la capacidad de Roka para otorgar dinamismo a la sucesión de las escenas. Es evidente, no obstante, que la novela posee cierto acartonamiento y manifiesta los defectos propios de las novelas de tesis, creadas con el motivo principal de convencer de una ideología al lector, y con frecuencia caen en el maniqueísmo de ‘buenos vs. malos’ y pierden en el camino capacidad de sorprender al lector y profundidad psicológica. Roka introduce algunas pinceladas de complejidad en el carácter de sus personajes, como las dudas que presenta la suegra de Namiko antes de ejecutar el divorcio de su hijo, o la mínima compasión que siente la madrastra hacia Namiko, pero estos gestos son mínimos y la novela deja poco espacio a nuestra capacidad interpretativa, pues se lee como un directo alegato a favor del individualismo de corte occidental y en contra de los restrictivos sistemas sociales japoneses que, al tiempo que aseguraban la estabilidad y el desarrollo del país, obligaban a sus ciudadanos a adaptarse a unos patrones rígidos, prácticamente inamovibles.

 

Japoneses en la marina, casi occidentales

 

Namiko es un texto imprescindible para los que deseen conocer la tambaleante sociedad japonesa de la era Meiji en sus aristas sentimentales y familiares. Otros temas de fondo, como el tesón de Japón en expandirse militarmente por Asia, la tuberculosis como terrible enfermedad en el siglo XIX y comienzos de XX o las intrigas y corrupciones por el poder en la cúpula militar ayudan a construir un retrato bastante fiel a la realidad de ese período, por lo que la novela es un excelente ejemplo de cómo la literatura, además de provocar los momentos de placer inherentes a una obra bien escrita, es una ventana hacia la época y sociedad de la que es hija.

 

Para saber más

Rubio, Carlos . Namiko (Introducción). Satori Ediciones, Madrid, 2011.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s