MOCHITSUKI TAIKAI MADRID 2017

Ayer domingo, día 15 de enero de 2017, se celebró en el Colegio Japonés de Madrid el MOCHITSUKI TAIKAI. Tuve la oportunidad de asistir y compartir con todos los presentes, japoneses y españoles, los buenos auspicios para el Nuevo Año del Gallo en esta fiesta tan particular, fruto de la cual es esta crónica de imágenes con sus momentos y algunas explicaciones.

Antes, unas pinceladas sobre qué es Mochitsuki.  MOCHITSUKI (餅つき) es una festividad tradicional japonesa de gran importancia que tiene que ver con el comienzo del Año Nuevo. En Japón se suele realizar durante los últimos días del año viejo, aunque en otros países donde existen diferentes tradiciones se hace, como es lógico, durante enero. El rito de mochitsuki, de origen sintoísta, consiste en batir arroz para hacer unos pasteles especiales muy contundentes llamados mochi.

(Foto: www.recetasjaponesas.com)
(Foto: http://www.recetasjaponesas.com)

 

Hacer mochi es relativamente sencillo: se usa un arroz japonés de grano corto especialmente glutinoso llamado mochigome, que ha de reposar en agua durante toda una noche y en la mañana siguiente se ha de cocinar al vapor. Después se coloca en un cuenco redondo y grande de madera o piedra llamado usu, y mientras una persona lo machaca con un martillo llamado kine otra remueve enérgicamente el arroz con las manos evitando que se le pegue. Esta última luego va tomando pedazos pequeños y, de forma habitual con ayuda de los niños va redondeando los pastelitos de mochi.  De todo el mochi, la mayor parte se consume en estos pastelitos una vez enfriados, dentro de una sopa salada llamada ozoni o de un caldo dulce de judías, pero otra parte se destina a una ofrenda a los dioses llamada kagami mochi (鏡餅, mochi “del espejo”, por la simbología que tiene este objeto en la mitología japonesa relacionada con la diosa Amaterasu).

Así es el Kagami mochi. Si queréis conocer más detalles sobre su confección, ved aquí: https://www.facebook.com/japanseye/posts/981354221964725
Así es el Kagami mochi. Si queréis conocer más detalles sobre su confección, ver aquí: https://www.facebook.com/japanseye/posts/981354221964725

Por tanto, la elaboración y partición del mochi es el contenido del ritual del mochitsuki. Sin embargo, alrededor de este gesto simbólico se celebra, se juega y se toman energías positivas para el año nuevo. Aquí va todo lo que hicimos ayer. ¡Adelante!

 

MOCHITSUKI TAIKAI MADRID 2017

El Embajador de Japón en España, Excmo. Sr. Masashi Mizukami, pronunció unas palabras con buenos deseos y agradecimiento a todos los presentes. Tuve la ocasión de conocerle y estrecharle la mano.
El Embajador de Japón en España, Excmo. Sr. Masashi Mizukami, pronunció unas palabras con buenos deseos y agradecimiento a todos los presentes. Tuve la enorme suerte de estrecharle la mano y hablar un poco con él.

 

Kagmi biraki. Esta es la parte central del rito del Mochitsuki. Kagami biraki (鏡開き, “abrir el espejo”), consiste en romper el kagami mochi con un mazo (que no cortarlo, porque el corte tiene en Japón connotación de “cortar vínculos”) y repartirlo para comerlo. Tal reparto es un gesto simbólico que gusta también a los dioses. En esta ocasión, el Embajador realizó el rito acompañado del Presidente de la Asociación de la Comunidad Japonesa de Madrid y el Presidente de la Asociación de Empresarios Japoneses de Madrid.
Kagami biraki. Esta es la parte central del rito del Mochitsuki. Kagami biraki (鏡開き, “abrir el espejo”), consiste en romper el kagami mochi con un mazo (que no cortarlo, porque el corte tiene en Japón connotación de “cortar vínculos”) y repartir para comerlo. Tal reparto es un gesto simbólico que gusta también a los dioses. En esta ocasión, el Embajador realizó el rito acompañado del Presidente de la Asociación de la Comunidad Japonesa de Madrid y el Presidente de la Asociación de Empresarios Japoneses de Madrid. A continuación, se brindó con sake por todos los congregados.

 

En medio de la sala, se animó a los presentes a batir y machacar mochi, mientras un "padrino" pronunciaba unos gritos auspiciosos muy divertidos. Los niños, también.
En medio de la sala, se animó a los presentes a batir y machacar mochi, mientras un “padrino” pronunciaba unos gritos auspiciosos muy divertidos.
Los niños también se animaron, ¡haciendo gala de una fuerza hercúlea!

 

Hubo un espectáculo de taiko (tambor japonés) a cargo de Seiwa Taiko, que a continuación nos sorprendería con algo...
Hubo un espectáculo de taiko (tambor japonés) a cargo del grupo hispano-japonés Seiwa Taiko, que a continuación nos sorprendería con algo… como el vídeo que os mostramos abajo. Se trata de Shishimai, Danza del León. Shishimai (獅子舞) o Danza del León, es un baile tradicional japonés que tiene su origen en China, y que se ofrece a las gentes para atraer la inteligencia y la riqueza. Si por casualidad el león te muerde la cabeza, ¡zas!, serás más listo. En ese momento, mientras filmaba, tenía yo a mi hija en brazos y, ¡quería que el León le pegase un bocado para sacar buenas notas!

 

También, una gran amiga, la concertista Yoshie Sakai, nos deleitó con su maravilloso koto acompañado de clarinete. Excelente.
También una gran amiga, la concertista Yoshie Sakai, nos deleitó con su maravilloso koto acompañado de clarinete. Excelente.

 

foto-de-maria-jesus%f0%9f%8e%90

foto-de-maria-jesus%f0%9f%8e%902
Este fue uno de los momentos favoritos del público. El Ninin-baori es un juego descacharrante que consiste en conseguir comer un plato de fideos (y lo que se tercie), pero con las manos de una segunda persona, que situado detrás de ti te ha de poner la comida en la boca. A mí me dolía la cara de tanto reírme… El maestro estuvo muy auténtico, pero después hubo un concurso. Imaginaos.

 

Después, mi amiga la chef japonesa Naumi Uemura, nos deleitó con una canción J-Pop japonesa llamada ". Se comportó como toda una estrella, no desafinó nada y la canción, ¡súper!
Después, mi amiga la chef Naumi Uemura, nos deleitó con una canción J-Pop japonesa llamada “Ato-hitotsu”. Se comportó como toda una estrella, no desafinó nada y la canción, ¡súper!

 

Y entre todas estas cosas, mochi, mochi y más mochi en numerosos puestos colocados en la sala. Probé algunas variedades, pero me quedo con el mochi que se acompaña con pasta anko (judía dulce). Oishii!! Delicioso. Hubo también demostración y escritura de caligrafía japonesa, y hasta una rifa, porque el evento se alargó hasta las cuatro de la tarde. Sin embargo, la gran cantidad de gente y el cansancio de llevar desde las doce y media en el Colegio Japonés, me impidieron hacer más fotos que me hubiera gustado traer aquí.  A pesar de esto disfruté, y gracias a Mochitsuki Taikai de Madrid, pude participar de esta importante festividad del Japón. Desde aquí agradezco a la Asociación de la Comunidad Japonesa de Madrid su esfuerzo logístico y su apuesta por recuperar para nuestra ciudad esta fiesta, todo un compendio de cultura japonesa.

mochitsuki2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s