“KANREKI” Y LA FRONTERA DE LA JUVENTUD

Al cumplir los sesenta años de edad, los japoneses celebran el Kanreki ( 還暦 ) una tradición heredada de la antigua China. En esta fiesta se celebra el fin de un ciclo de vida y el comienzo de otro nuevo ciclo. Con tal motivo, es tradición ponerse una vestimenta de color rojo que consta de una chaqueta de hombreras (chanchanko) y una gran gorra, siendo esta una celebración que se realiza dentro del ámbito familiar. Se dice que el rojo es el color de la juventud, y que además espanta a los malos espíritus, como ocurre con los gorritos que se ponen a los jizô (budas infantiles) o los amuletos rojos de los niños recién nacidos. En japonés la palabra akachan (赤ちゃん, bebé), significa literalmente “pequeñín rojo”.

La palabra kanreki se podría definir como “volver al calendario” o “vuelta del ciclo” y nos preguntamos ¿por qué justo a los sesenta años?

Este caballero japonés no parece muy convencido de su Kanreki. (Fuente: Ebay)
Este caballero japonés posa sereno para Kanreki. (Fuente: Ebay)

Según el Zodiaco Chino (Jyûni shi 十二支  en Japón), el popular calendario de doce animales, cada doce años se cumple un ciclo completo, y como la persona nace bajo el signo de alguno de estos animales, si llegamos a los sesenta años, habremos cumplido cinco ciclos; pero esto no es todo. Existe otro calendario paralelo al chino llamado Jikkan (十干), que contiene diez elementos (no animales), dando origen al mito de que cada diez años se cumple un ciclo. Si hacemos un sencillo cálculo combinando ambos calendarios, deduciremos que es justo a los sesenta años de edad de una persona cuando ambos ciclos de su vida se completan a la vez.

El ciclo de la vida.

En realidad, este hito cronológico hunde sus raíces en la sociología tradicional de Japón. Entre los 50 y 60 años, el padre de familia cedía el mando de la casa generalmente al hijo mayor; este entonces se hacía con la potestad moral, e incluso jurídica, sobre todos los miembros del hogar (hermanos menores, esposa, hijos, sobrinos, y también su propia madre, la cual a su vez había cedido o cedería en breve el mando femenino a su nuera). El padre se “retiraba de escena”, dejando que un hombre nuevo, maduro y en plenitud de fuerzas y capacidades, liderase los asuntos de la familia. No es más, por tanto, que un ciclo de renovación constante, que ya hemos visto en el taoísmo y en cierta medida en el budismo. Pero también hay una connotación que entristece: la retirada del padre era el símbolo de la vejez y la muerte que se aproximaba.

Fotograma de La balada de Narayama, de Shôhei Imamura (Fuente: Sensacine)
La “retirada” de los viejos. Fotograma del film La balada de Narayama, de Shôhei Imamura (Fuente: Sensacine)

No tenemos más que echar mano de la tradición antigua de Ubasute Yama, la montaña donde los ancianos eran llevados para morir en silencio. “Ancianos” eran consideradas las personas mayores de sesenta años de edad. Esta leyenda ha sido llevada al cine, en la espléndida La balada de Narayama (1983), de Shôhei Imamura. Por otro lado, hay que recordar que, a diferencia de lo que ocurre hoy en día, hace siglo y medio en Japón o en cualquier otro país, la mortalidad a los cincuenta años se consideraba normal.

Yasunari Kawabata, autor de El rumor de la montaña
Yasunari Kawabata, autor de El rumor de la montaña

Hay otras manifestaciones en el Japón tradicional, que evidencian una preocupante obsesión por la vejez. No quiero dejar de señalar la novela El rumor de la montaña, obra del Nobel de Literatura Yasunari Kawabata, que reseñamos recientemente. En ella, Shingo Ogata es un hombre recién entrado en los sesenta al que se retrata como torpe y decadente. Su pensamiento, enlentecido e impregnado de sueños constantes a veces premonitorios, es una suerte de nueva lucidez. Nadie en su familia comprende lo que piensa o dice, sin embargo conforme transcurren los acontecimientos en la novela, el lector se da cuenta de que Shingo lo ha visto todo antes de que suceda. ¿Es esta una sensibilidad certera al modo de los niños? ¿No es la vejez una vuelta a la infancia, como simboliza el kanreki? Esto puede dar que pensar; podría haber verdad en ello. Lo que nos choca, sin embargo, es en el caso de Kawabata, esa visión pesimista sobre el hecho de hacerse mayor. Aunque es evidente que el pensamiento japonés de la inmediata posguerra mundial tuvo que ver en tal pesimismo.

No podemos obviar tampoco el término japonés yakudoshi (厄年), algo así como “edad calamitosa”. Es un concepto que designa “edades de mala suerte”, en las que influían motivos mágicos pero también biológicos. En concreto, hay dos edades fatales: 42 años en el hombre y… ¡33 en la mujer! Bajo un mito aparentemente sin importancia, se esconde la idea de que el matrimonio y los hijos marcan el comienzo de la decadencia. Mucha gente no japonesa que vive en Japón atestigua que, aún hoy en pleno siglo XXI, las mujeres del país siguen obsesionadas por camuflar su edad con mil artimañas. Pero ¡no nos desviemos demasiado! Volvamos al concepto de ancianidad.

Joven japonesa mirándose al espejo. (Fuente: Doctissimo)
Joven japonesa mirándose al espejo. (Fuente: Doctissimo)

 

Es un hecho que en los países desarrollados la esperanza de vida se ha multiplicado en los últimos ochenta años, gracias a los avances de la medicina y a la extensión del estado del bienestar. Esto es especialmente significativo en Japón, a lo que se añade el hecho de que (por genética, nivel de vida y alimentación cuasi-vegetariana) su población es la más longeva del mundo; véase el caso de la nadadora Mieko Nagaoka, que a sus ciento un años (101) acaba de conquistar un nuevo récord. No solo en Japón sino también en Occidente y por motivos de diferente índole, se está retrasando la edad de jubilación.  El futuro se dibuja con hombres y mujeres de buen ver, sanos y activos, que sobrepasan los sesenta e incluso los setenta. Siguen trabajando, salen de fiesta, cuidan a sus nietos. Entonces, ¿qué significa hoy Kanreki?

Haruki Murakami (67 años) haciendo ejercicio, en 2013. (Fuente: El Mundo)
El escritor Haruki Murakami (67 años) haciendo ejercicio, en 2013. (Fuente: El Mundo)

Aunque dicen que en Japón ya hay quienes huyen y no practican esta tradición por obsoleta, no hay que negar que al llegar los sesenta, muchas personas ya han realizado funciones que permiten que la vida siga adelante: han completado su formación, contribuido a la prosperidad de sus empresas y su país, y muchos de ellos han criado hijos llevándolos a su entero desarrollo y mayoría de edad. Por eso, mi impresión es que Kanreki puede ser un buen homenaje de agradecimiento a los padres por una vida de lucha, trabajo y servicio. La fiesta, de más enjundia en el pasado, se reduce en Japón a recibir de tu hijo o nieto una corbata roja, o una camiseta de fútbol con tu nombre y un gran “60”… por ejemplo.

Pero esto no es óbice para emprender un nuevo camino: uno puede licenciarse en la universidad a los ochenta, o moverse como un rayo por la cocina o el jardín a los noventa, como hicieron mis abuelas. ¡Antes, mucho más! Personalmente, doy fe de amigos y compañeros míos que, pasadas seis décadas, y aún con los lógicos y paulatinos cambios físicos que son ley de vida, disfrutan de una madurez fresca, dinámica y optimista. Tan solo estamos en el ecuador de la vida, y hay que aprovecharlo.

De modo que, tanto a los que esperan como a aquellos que ya lo han pasado, ¡feliz Kanreki!

Kanreki cake

 

Para saber más

Dillon, Thomas. Hitting 60 in Japan offers a chance to start over, so don’t waste time looking back. The Japan Times, 17 de diciembre de 2014.

Ubasute Yama: La montaña donde se abandonaba a los ancianos. Nihon Monogatari

Oliver, Andrés. 60 And Sitting Pretty: The ‘Kanreki’ Rebirth. Japan Society New York, 18 de septiembre de 2013.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Gracias, Mª Jesús. Por experiencia, kanreki puede ser un momento de gran plenitud, recomendable.

    Me gusta

    1. Entonces, ¡muchísimas felicidades, José Antonio!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s