EL UNIVERSO DEL TÉ (II)

Ceremonia del té. Mizuno Toshikata, c.1900
Ceremonia del té. Mizuno Toshikata, c.1900

Tal y como anticipé la semana pasada, os hago llegar la segunda entrega de la serie EL UNIVERSO DEL TÉ. En esta ocasión, vamos a recrearnos en el ritual de la ceremonia del té, explicándolo paso a paso, y en segundo lugar haremos un recorrido por los utensilios presentes en su práctica.

Era mi intención incluir aquí las influencias del chanoyû sobre el arte de la cerámica, pero es una materia tan amplia y rica que le dedicaré otro artículo, al igual que haré con la pintura y la arquitectura.

El chanoyû (茶の湯), que recordaréis es el término para la ceremonia de confección y servicio del té, tiene unas reglas mínimas que se fijaron a partir del siglo XV. No obstante, sabed que dentro de esas normas básicas hay estilos, llamados temae (お]手前), que, simplificando mucho, variarán según dos factores:

Té paisaje

  • La estación del año. Se considera que hay dos temporadas: la fría (ro, 炉), que va     aproximadamente de noviembre a abril, y la cálida (furo, 風炉), que recorre la primavera, el verano y un poco más, de mayo a octubre. En la época cálida es frecuente celebrar en exteriores, por ejemplo, mientras que en la estación fría el acto de colocar y reponer el carbón del hogar dentro de la casa indica a los invitados las fases del ritual en el que se encuentran.
  • Las características personales, culturales o incluso el número, de los invitados. Aquí la ceremonia puede ser más corta o más larga, aunque naturalmente su duración no siempre estará condicionada por esta circunstancia; puede depender, simplemente, del tiempo del que disponga el maestro.

Atendiendo al segundo criterio, tenemos que diferenciar:

Chakai (茶会); una sencilla ceremonia de cortesía, en la que se sirve a todos los invitados un té en versión ligera (薄茶, usucha) acompañado de unos pequeños dulces wagashi; recordemos los hanami dango que mostré en el vídeo de degustación… A continuación, una pequeña tertulia en torno al arreglo floral o la caligrafía, y fin.

Chaji (茶事); esta reunión es más formal y de mayor duración, tanto, que puede abarcar media jornada. En ella se sirve una comida más o menos ligera de platitos variados, té denso y al final té ligero acompañado de dulces. Todas estas fases están separadas por pausas o descansos convencionalmente establecidos. Esta es la que describiré.

Ceremonia del té, el ritual

Hojarasca sobre musgo verde en el ríoSupongamos que estamos en noviembre y hace un poco de frío. Viento otoñal, hojas doradas salpican el jardín…como le gustaba a Rikyû.

Los invitados, un grupo de cinco personas, esperan en un pequeño pórtico exterior llamado machiai, al principio del jardín. El anfitrión sale a recibirlos, y a través de un camino ajardinado llamado roji, los conduce al fondo donde está la sukiya o casita de té. Dentro hay una antesala, donde los huéspedes se despojan de abrigos y se les facilita unos tabi (calcetines), siendo frecuente que se les ofrezca una infusión de cerezo o de cebada como detalle obsequioso hacia sus gargantas. Tras esto han de salir al jardín, en el cual esperan a que el anfitrión prepare el menaje y lo disponga (según su gusto) en la habitación. Éste regresa y les indica una pila donde han de lavarse manos y boca a modo de purificación.

Los huéspedes entran de nuevo en la casa, se quitan el calzado y a través de una minúscula puerta (nijiri-guchi) de menos de un metro de alto que cruzan de rodillas, acceden a la habitación de la ceremonia. Allí suele estar la tokonoma o rincón simbólico, donde cuelga una pintura o caligrafía (kakemono), sin más ornamento. Una vez están todos arrodillados en seiza frente al hogar el maestro entra por otra puerta y les saluda uno por uno. El gesto de añadir carbón para calentar el agua del té simboliza esta primera fase. En ella, se sirve a los invitados una colación con alimentos variados, acompañada de sake; durante esta comida, el objeto de contemplación es el kakemono.

Tras un descanso en el jardín, todo está dispuesto para volver. Se llama a los invitados y se les conduce de nuevo a la habitación, donde el kakemono ha sido sustituido por un arreglo foral. El anfitrión, frente a sus huéspedes, limpia con delicadeza y gestos absolutamente estudiados, el tazón, el chasaku (cucharilla) y el chasen (batidor del té). A continuación, el maestro prepara el té denso (koicha).

Escena té 1 (modificada)El momento de ofrecer el té por el maestro y degustarlo por los invitados es el más importante, pues como decía Sen No Rikyû, el té es armonía, respeto, pureza y tranquilidad. Desde mi visión muy personal, es un ejercicio de fraternidad, con la humanidad y con la naturaleza. El anfitrión gira la taza varias veces y deja frente a nosotros el lado más bello de la misma; entendiendo por tal aquél en el cual la imperfección hace de esa pieza algo irrepetible. Tras esto, la ofrece. Cada invitado, al tomar la taza, ha de repetir el mismo gesto antes de beber el té; esto permite sentir el tacto, suave o rugoso, del tazón, y apreciar sus cualidades. El comentario sobre la cerámica, o sobre las flores de la tokonoma, es algo apreciado y muy necesario, aunque la etiqueta dice que ha de ser efectuado por el invitado considerado de mayor rango. Todo ello, recordemos, en paz y sosiego.

Tras el momento del koicha la reunión se hace más relajada; el anfitrión vuelve a la alcoba con dulces y prepara un té ligero, durante el cual se puede hablar con más libertad entre todos, en una atmósfera más festiva, que pone punto y final a esta otoñal ceremonia del té.

Aquí os dejo un vídeo. No he querido reproducir un ceremonial completo (en internet podéis encontrar un montón de multimedia) porque lo considero casi un sacrilegio, por mucho que ayude a la investigación. Por respeto hacia vosotros, cuelgo una mini-presentación de chanoyû por la maestra Soyu Yumi Mukai, residente en Zurich. Es una delicia, por bueno y por breve:

De todos los chanoyû que he contemplado, destacaría dos momentos con gran efecto sensorial: visual, el delicado giro de la taza de té antes de ser probado; auditivo, el sonido del agua burbujeando al calentarse. Como decía Kakuzo Okakura: “… se oye el susurro de los pinos dentro de la tetera.”

Equipo del té

En cuanto al menaje básico y los accesorios de la ceremonia del té, voy a dejar para el apartado de arquitectura todos los elementos de decoración de las habitaciones (chabana, kakemono, etc), porque son tan importantes que lo merecen. Hoy me voy a centrar en las piezas para preparar y servir el té. Son básicamente éstas:

Chawan cerámico con motivo floral sobre el esmaltado. Ninsei Nonomura Ninsei, Kyoto. Siglo XVII. Museo Nacional de Kioto
Chawan cerámico con motivo floral sobre el esmaltado. Ninsei Nonomura Ninsei, Kyoto. Siglo XVII. Museo Nacional de Kioto

Chawan: taza de té. Es sin duda el gran protagonista del chanoyû, y en este elemento tan aparentemente ordinario volcaron los alfareros, gracias a la inspiración y la imaginación de los maestros de té, todo su arte. En breve pasaré a contar los estilos cerámicos nacidos del ceremonial del té y os mostraré algunos ejemplos. El chawan en tiempos de Sen no Rikyû era una pieza única e irrepetible, sobre todo el tazón utilizado para compartir el té denso o koicha, que siempre llevaba el nombre del maestro que lo concibió. A pesar del paso del tiempo, hay una regla invariable: el chawan siempre ha de ser de cerámica, no pudiendo usarse otros materiales.

Chaire esmaltado, Siglo XVII. Christie´s
Chaire esmaltado, Siglo XVII. Christie´s

Chaire: pequeño recipiente con tapa que contiene el koicha (té denso). Siempre es de cerámica.

 

 

 

Natsume. Omotesenke School of Tea
Natsume. Omotesenke School of Tea

Natsume: caja pequeña, también con tapa, que contiene el usucha (té ligero). Está hecho en laca, con delicados dibujos.

 

 

 

 

Chashaku
Chashaku

Chashaku: cucharilla fina de mango largo con la que se toma una porción de matcha y se deposita en la taza antes de aplicarle el agua caliente. Este delicado elemento, hecho siempre de bambú, podía incluso ser confeccionado por el propio maestro de té. Se afirma que Sen no Rikyû tallaba sus propios chashaku.

 

Chasen. Yasaburo Tanimura, Takayama, fabricación actual. Cortesía de www.tablin.com
Chasen. Takayama, fabricación actual. Cortesía de http://www.tablin.com

Chasen: batidor de bambú, destinado a mezclar con el agua tanto el té denso como el ligero. El chasen, junto con la servilleta o chakin, es el único elemento del menaje que ha de ser nuevo en cada nueva reunión. Según Kakuzo Okakura, toda pieza que destile novedad ha de ser vetada en la ceremonia del té; recordemos el wabi-sabi, gusto por lo gastado, lo antiguo, lo imperfecto.

 

Mizusashi estilo Shigaraki, Siglo XVI (Atribuida pertenencia a Sen no Rikyû). Museo Nacional de Tokio
Mizusashi estilo Shigaraki, Siglo XVI. Museo Nacional de Tokio

Mizusashi: gran recipiente o vasija con tapa que guarda el agua fresca destinada a preparar el té. Puede ser de cerámica o de madera.

 

 

 

 

Kensui de Porcelana. Imari, Siglo XVII. Japan Folk Crafts Museum
Kensui de porcelana. Imari, Siglo XVII. Japan Folk Crafts Museum

Kensui: recipiente donde se echa el agua sobrante después de verterla caliente sobre el matcha. El material puede ser cerámica, madera o metal.

 

 

 

Fukusa variados, seda, confección actual. Cortesía de www.teramachi.or.jp
Fukusa variados, seda, confección actual. http://www.teramachi.or.jp

Fukusa: paño de seda, morado o rojo, que el anfitrión usa plegado para el simple fin de poder asir la tetera caliente sin quemarse. También con él se realiza un gesto, meramente simbólico pero delicado y hermoso, de limpiar el chashaku y el natsume. La etiqueta establece que ha de llevarse oculto bajo el pecho del kimono, si se viste de tal forma.

 

 

Chakin de lino. Masashichi Nakagawa. Nara, confección actual. Cortesía de www.tablin.com
Chakin de lino. Nara, confección actual. http://www.tablin.com

Chakin: paño rectangular de lino blanco que se usa para que cada invitado limpie la taza de té después de beber. Al igual que el chasen o batidor de bambú, se ha de estrenar en cada ceremonia.

 

 

 

Kama, estilo Shinmari. Motivo de pinar al borde del mar. Siglo XV. Museo Nacional de Tokio
Kama, estilo Shinmari. Motivo de pinar al borde del mar. Siglo XV. Museo Nacional de Tokio

La tetera, que suele ser kama (sólo para calentar el agua) pero a veces tetsubin (calentar y servir directamente el agua, especialmente en ceremonias al aire libre), así como los ro (hogares sobre el suelo) o furo (braseros portables), son otras piezas imprescindibles. En las teteras hay ejemplares de orfebrería verdaderamente bellos.

 

 

 

Me gustaría que, en la medida de lo posible, apreciáseis la belleza de las piezas que os he mostrado aquí. Todas provienen de los Museos Nacionales de Japón e importantes galerías y son ejemplificativas de las tendencias artísticas que crecieron al amparo del chanoyû.

La confección de todas estas obras no es cosa baladí, y menos aún su uso. Los invitados del té han de tratar con mimo todo lo que el anfitrión ponga a su alcance para apreciar, ver y tocar, especialmente la taza de té. Debemos saber que igual tenemos entre nuestras manos un ejemplar que tiene más de cien años. Los gestos de todos han de ser delicados y pausados, pues el chanoyû no deja de ser un ejercicio de armonía.

También mimosa ha de ser la limpieza y retirada de los objetos por el anfitrión, antes y después de la ceremonia. Más ha de ser realizada con naturalidad. Okakura, en El libro del té, afirmaba con rotundidad que no había de confundirse limpieza con sacar brillo a los objetos: “...hay un arte en la limpieza. Una pieza antigua de orfebrería no puede ser agredida por el exceso de celo de una ama de casa holandesa. El agua que gotea de un jarrón de flores no ha de ser retirada, porque ella recuerda a la frescura del rocío.

Cómo vestir en el chanoyû

El kimono, si bien no es obligatorio para los invitados, es recomendable, sobre todo si asistimos con asiduidad al chanoyû o nos estamos formando en él. Los maestros de té, tanto hombres como mujeres, han de llevarlo. Tened en cuenta que hay elementos como el fukusa (paño de seda) o el chakin (pañuelo blanco) que han de albergarse en la manga del kimono. Si no lo llevamos, tendríamos que buscar otras alternativas.

Iromuji
Iromuji
jittoku
Jittoku

El kimono femenino más adecuado es el iromuji (色無地), de seda y monocolor. En el caso del hombre, es posible también combinar kimono y hakama (la falda que la mayoría ya conoce), y frente a las mujeres, los maestros de té masculinos tienen el privilegio de llevar una chaqueta de seda llamada jittoku (十徳). Y por supuesto, anfitrión e invitados han de llevar tabi en los pies. Pero lo más importante son los gestos. La contención y la mesura han de presidir nuestra actuación, para garantizar la armonía del chanoyû.

 

Escuelas de té actuales

Hoy por hoy, estudiar la Vía del Té y su ceremonial sigue siendo una inversión importante, tanto en tiempo como en dinero. Si se vive en Japón, la oferta de clubes y escuelas de es grande y quizá los costes se reduzcan. Pero las escuelas más prestigiosas siguen siendo las San-Senke (tres escuelas de los sucesores de Sen no Rikyû): Urasenke, Omotesenke y Mushanokōjisenke. Particularmente creo que la más activa fuera de Japón es Urasenke, ya que tiene delegaciones por el mundo entero, incluidos algunos países de Europa:

http://www.urasenke.or.jp/texte/

http://www.omotesenke.jp/english/chanoyu/mokuji.html

http://www.mushakouji-senke.or.jp

Y aquí lo dejo por hoy. Espero que hayáis penetrado un poco más en este apasionante mundo del té. Y si os animáis a practicar chanoyû, tened presente la frase del maestro:

“Aunque muchos toman té, si no conoces la Vía del Té, el té te tomará a ti”

Hasta pronto.

 

Fuentes

*Bibliográficas

The Japanese way of tea: from its origins in China to Sen Rikyū. Sen Sōshitsu XV University of Hawai’i Press, 1998.

El libro del té. Kakuzo Okakura, Project Gutenberg, 2007.

Historia y arte de la cerámica japonesa. Javier Vives Rego. Edición Kindle (Amazon)

*Recursos Web

www.japanese-tea-ceremony.net

www.urasenke.or.jp

www.tnm.jp

www.emuseum.jp

www.kyohaku.go.jp

www.kyuhaku.com

www.christies.com

http://news.tablin.info/archives/category/japanese/traditional-craft

 

 

6 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Mariano dice:

    Muy interesante y evocadora tu explicación de esta ceremonia. Enhorabuena

    Me gusta

    1. Mariano, muchísimas gracias. Intento transmitir mis ideas lo mejor posible. Un fuerte abrazo.

      Me gusta

  2. Hortensia dice:

    Muy bien ilustrado enhorabuena

    Me gusta

  3. Javier dice:

    Muy buen comienzo tu explicación de la ceremonia de té, María Jesús.

    Me gusta

    1. ¡Hola, Javier! Muchas gracias. Como cuento en el post, la cerámica merece un capítulo aparte. Hay tanto que contar…Para la próxima cae. Un abrazo y de nuevo gracias por estar ahí.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s